Una piedra en el camino

[vc_row el_position=”first last”] [vc_column] [vc_column_text el_position=”first”]

Una piedra en el camino

Desde tiempos inmemoriales la piedra natural ha estado ahí, formada a partir de minerales que constituye el núcleo de nuestro planeta. Ha sido el paso del tiempo con su suave caricia el que la ha ido sacando poco a poco a la superficie terrestre, hasta formar lo que hoy en día conocemos como canteras.

Los egipcios, expertos en el uso de la piedra natural clasificaban los materiales según dureza. Así, las calizas y areniscas, que se forman a partir de estratos horizontales, eran extraídas en bloques mediante tallas aprovechando grietas de separación. Se trabajaba con mazos de madera y herramientas de metal, en un principio de cobre y más tarde de bronce. En el siglos X a VIII a. C. ya se utilizaban cinceles y cuñas de hierro. Sabiendo esto no cuesta imaginar el esfuerzo y los recursos humanos que se necesitaban para cualquier pequeña construcción.

El proceso de extracción consistía en insertar cinceles que luego se calzaban para aumentar la presión y conseguir que se desprendieran los bloques.

Para la elaboración de piedras duras, granito principalmente, se empleaban herramientas de dolerita, una piedra muy dura resistente a los golpes.

La evolución humana, no ha cesado en su empeño de facilitar la tarea de extracción de este tipo de material. Hoy en día, las canteras disponen de hilos diamantados, que facilitan mucho la extracción de la piedra.

La talla, como ya dijéramos en nuestra anterior publicación, ha pasado de hacerse con martillo y cincel, a hacerse con Controles Numéricos. Máquinas que mediante un software avanzado permiten  controlar todo momento la posición de un elemento físico, normalmente una herramienta que está montada en una máquina. Es algo así como un GPS de mecanización que permite hacer verdaderas maravillas en piedra, sin ningún esfuerzo físico pero con mucho talento humano. Sin este talento, un CN no es más que un coche sin conductor.

Hace unos días os contábamos como habíamos hecho la reproducción de una obra de arte. Hoy por aquello de que una imagen vale más que mil palabras, os mostramos un video de la elaboración de una cenefa realizada en una caliza blanca…y especifico blanca, porque lejos de lo que ustedes pueden pensar, también existen las calizas negras, pero eso lo dejaremos para otro artículo.

[/vc_column_text] [vc_video link=”http://youtu.be/HUHF2jssGAs”] [/vc_column] [/vc_row]